Información: Sergio Espinoza 

 

En Texcalac, heridos y daños deja colisión a particulares de ebrio conductor que alcanza a darse a la fuga.

La última noche de Septiembre, cuatro lesionados -dos delicados a graves-, daños materiales considerables y afectación a la movilidad por un tiempo considerable es el saldo que en el municipio de Apizaco en Tlaxcala dejó el choque múltiple; que involucró a tres autos particulares y movilizó a los cuerpos de seguridad y de emergencias.

Los que poco después de las 20:00 horas en respuesta a un reporte ciudadano al número de Emergencias 911, arribaron a la prolongación Xicohténcatl que conecta la carretera federal México-Veracruz con la comunidad de Texcalac, donde en las inmediaciones a la subestación de Petróleos Mexicanos (PEMEX) estaban tres autos con placas particulares que habían participado en fuerte choque.

De inmediato, efectivos de la policía rielera aplicaron protocolo de atención con cortes a la circulación y abanderamiento de seguridad, para que paramédicos Cruz Roja, Cruz Ámbar y Protección Civil (PC) dieran mediante TRIAGE dieran atención pre hospitalaria y traslado al Hospital General de Zona (H. G. Z.) 2 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a tres personas, una de ellas delicada. 

Mientras buscaban al conductor del Volkswagen Bora de color azul que fue abandonado con el copiloto junto a un Dodge Dart crema con signos de colisión, en un Ford Fiesta azul color aguamarina que tenía la parte trasera desecha por el choque, los rescatistas lograban la extradición de un hombre; que quedó atrapado en entre los hierros, el que fue llevado de urgencia a un hospital particular de religiosas en la Ciudad Modelo.

Pasadas las 9 de la noche, equipos y personal de grúas de forma hábil y rápida limpiaron el lugar y retiraron los automotores, que fueron remitidos a la Dirección de Seguridad Pública Protección Civil, Vialidad y Transporte (DSPPCVyT) de Apizaco, para la puesta a disposición correspondiente con la que la autoridad deslindara las responsabilidades y resolver los inherente a los daños del percance, que provocaría el ‘alegre’ conductor que de momento alcanzó a evadir su culpabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *