Lunes, 19 Febrero 2018

E El baúl del recuerdo

Los Mayordomos de Santa Inés 2017-1018

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Todos los datos se basan en tradiciones y leyendas populares contemporáneas a estos autores, aunque la autoridad de Dámaso y Ambrosio no se cuestionan. Por otra parte, existen dos relatos acerca de la vida se Santa Inés titulados “La Passio” (La pasión), el primero está escrito en griego, es muy breve, y la otra es una versión latina que amplía a la primera, ambas juegan con los datos otorgados por Dámaso y Ambrosio, dando como resultado un relato fantástico, que se sintetiza de la siguiente manera:

Inés, hija de una familia noble del siglo III, consagra su virginidad a Dios y ve estallar la persecución con sólo doce años de edad. Denunciada ante el prefecto de Roma, ella permanece fiel a su fe y a su voto virginal entre exaltaciones y amenazas. Es condenada a ser exhibida desnuda ante la multitud en el circo Agonal –actual plaza de Navona, en Roma- para que sufriera una humillación pública. Cuando un joven intenta violarla, cae muerto al suelo y ella, compadecida, lo hace resucitar con sus oraciones. La echan al fuego y las llamas se apagan sin dañarla y finalmente muere degollada, como un cordero –de ahí viene su nombre Inés- su verdadero nombre es desconocido. Poe este motivo, podemos ver a la representación de la virgen santa Inés llevando un cordero con ella. Esta Passio (Pasión), está poblada de elementos fantasiosos y rebuscados, entre los que destaca la leyenda, del crecimiento antinatural de su cabellera para cubrir su desnudez, a la vez, que un ángel se aparece llevándole ropa para cubrirla, los grandilocuentes discursos e interrogatorios, que si un joven aristócrata se había enamorado de ella.

Santa Inés fue sepultada en las catacumbas de la Vía Nomentana, que posteriormente tomaron su nombre. Tiempo después, ahí la princesa Constantina, hija del emperador Constantino, mandó erigir una basílica en su honor al verse curada de una enfermedad tras acudir a la Santa. Es ahí, donde todos los años, hasta la actualidad se bendicen dos corderos y se regalan al Papa para que éste haga tejer con su lana los palios de los arzobispos y patriarcas.

El año del martirio también es desconocido, pero se ha ubicado entre 259 y 251, coincidiendo con la persecución de Decio, en tiempos del prefecto Sinfronio, que se menciona en los escritos. Otros autores la colocan en tiempos de Diocleciano, más o menos en el año 304.

Al paso del tiempo, sus reliquias son extraídas de su nicho original, en el siglo IX se le veneraba en un arca puesta en la parte alta de la cripta bajo la basílica de la Vía Nomentana. Es esa época cuando la cabeza es separada del cuerpo y enviada al Sancta Sanctorum del Palacio Pontificio. Actualmente está en la Basílica de Sant´Agnese In Agone, en la plaza Navona, donde estuvo el circo Agonal. Todavía ahí se puede venerar en una urna, donde se puede constatar su tamaño reducido y por lo tanto, la niñez de la mártir se confirma con sólo verla. Es también en esa época cuando probablemente se junta su cuerpo con el de su supuesta hermana, Santa Emerenciana, y el 21 de enero de 1621, ambas son depositadas en una urna de plata bajo el altar de la basílica de la Nomentana, donde actualmente siguen.

Por su corta edad y su virginidad, Santa Inés, se ha convertido en patrona de las doncellas y niñas, se le representa portando un cordero, haciendo alusión al nombre con el que la conocemos, de pie sobre una hoguera, degollada con una espada o siendo asistida por un ángel mientras es atacada por un joven. Una larguísima cabellera, la mayoría de veces rubia, es también un atributo frecuente en ella. Todos estos detalles han sido sacados del libro “La passio” 

Podemos concluir que Santa Inés es una mártir real, que era todavía niña en el momento de su muerte y que recibió muy pronto culto, probablemente por el impacto causado en la sociedad de aquellos tiempos, debido al martirio que recibió una niña de tan corta edad. Sin embargo, no conocemos los detalles de su vida y martirio, tomando en cuenta que”La Passio” es un relato devoto. No sabemos tampoco cómo se llamaba, pero no hay duda de que existió, de que su martirio fue real y que las reliquias son auténticas.

Por otra parte, Monseñor Federico Fofi, párroco de la Basílica de Santa Inés, escribió un libro sobre la vida y obra de la ilustre mártir. Y, luego de glosar los textos de San Ambrosio, San Dámaso, Aurelio Prudencio y varios autores más, concluye que la Santa pertenecía a una noble familia romana. Vino al mundo hacía el año 290 de la era cristiana, recibió después del bautismo una educación sólidamente piadosa y se consagro a Jesucristo con voto de virginidad.

Desde el punto de vista científico, en el año 2009 se realizaron estudios al cráneo de Santa Inés, determinando que pertenecía a una persona entre 11 y trece años de edad.

Bibliografía: Mártires y Niños santos

Santa Inés de Roma

http://www.preguntasantoral.es/2015

Comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

Noticias de Tlaxcala

Esta información es producto de la recopilación de los hechos suscitados en la región. Esta revista informativa es solo un medio de comunicación, los editores se deslindan de cualquier responsabilidad sobre la veracidad y legitimidad de los mensajes o contenido.

Correo electrónico: contrastetlax@gmail.com

Zacatelco, Tlaxcala