Martes, 24 Octubre 2017

E El baúl del recuerdo

EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

XOCHICALCO: “En el lugar de la casa de las flores”

“Se cumplieron 54 años de la celebración de esta festividad”.

 

La devoción al Corazón de Jesús por la comunidad cristiana ha existido desde los primeros tiempos de la iglesia, desde que se meditaba en el costado y el Corazón abierto de Jesús, de donde salió sangre y agua. De ese Corazón nació la iglesia y por ese corazón se abrieron las puertas del cielo.

En la iglesia católica, el Sagrado Corazón de Jesús es la devoción referida al corazón físico de Jesús de Nazaret, como un símbolo de amor divino. Simbólicamente, se refiere a la vida emocional y moral de Jesús, especialmente, a su amor por la humanidad. La iglesia celebra la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, el viernes posterior al segundo domingo de pentecostés. 

El barrio de Xochicalco, ubicado en las inmediaciones del pueblo, forma parte de  la Sección Tercera  del municipio de Zacatelco. Sus habitantes son gente de bien, pero sobre todo de trabajo, apegados a los usos y costumbres de la región. En la iglesia de Xochicalco se venera a la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, para ello se nombra cada año a los mayordomos, quienes se encargan de realizar la festividad. Antes de 1963, sólo se realizaba una misa y los actos religiosos establecidos.

Resulta que, en 1963, cinco jóvenes, que tenían más o menos 23 años y cuyos nombres eran: Juan Cirio Aguilar, Hildeberto González Díaz, Agustín Flores Ramírez, Juan Morales S. y Emilio Garzón Juárez, se convierten en la comisión organizadora de la primera festividad de la feria de Xochicalco. Es importante aclarar que ellos no eran los mayordomos del Sagrado Corazón de Jesús de aquel año, pero logran organizarse para celebrar la primera feria de Xochicalco.

Juan Cirio Aguilar comenta con emoción y orgullo: “El 12 o 13 de mayo de 1963, mis amigos y yo fuimos a la feria de San isidro, en Santo Toribio Xicohtzinco, nos dimos cuenta que a pesar de ser una comunidad pequeña ya realizaban una festividad que presentaba diferentes opciones para poder divertirse. Al regreso comenzamos a platicar al respecto y alguno de nosotros dijo  ¿A poco eso no se puede hacer en Xochicalco?  Nos quedamos con esa idea y empezamos a buscar la manera de lograrlo. 

En esos tiempos el barrio de Xochicalco era una comunidad muy diferente: No había profesionistas, el nivel promedio de estudios difícilmente rebasaba la primaria, unos cuantos afortunados habían asistido a la secundaria,   la mayoría de sus habitantes eran campesinos y algunos otros, obreros de las fábricas La Covadonga, La Tlaxcalteca, El valor, La Josefina y algunas otras más  que estaban ubicadas  en la ciudad de Puebla. Por otra parte, la plazuela no era del tamaño actual, la ampliación se dio hasta 1968 o 1969. A grandes rasgos este era el escenario que imperaba en Xochicalco. De inmediato nos dimos cuenta que nuestra propuesta tenía poca credibilidad, nos consideraron fuera de nuestros cabales y hubo hasta quien se atrevió  a decir que estábamos locos y que debían encerrarnos en el manicomio en Cholula. Pues imagínense  ¿Cómo se nos ocurría pensar en una feria en Xochicalco?  Eso era simplemente imposible.

Los comentarios no nos hicieron desistir, así que  fuimos a hablar con los dueños de atracciones Galicia, les preguntamos cuanto nos cobraban por venir a la feria de Xochicalco  nos dijeron que no cobrarían nada sólo era necesario el permiso para su instalación.  También comenzamos a platicar con algunos de los mayordomos, entre ellos estaba Marcos Ajuech, y hablamos con el  entonces Presidente Municipal Salomón Cortés Tecante, a quien le explicamos que pretendíamos hacer una feria en Xochicalco, advirtiéndole que íbamos a ver si funcionaba, no le garantizábamos ningún éxito. 

Agustín Flores Ramírez se encargó  de organizar las carreras a pie, se le encomendó conseguir a las madrinas de los corredores y de convocar a los clubes de Xochicalco y Axocomanitla, entre los que se realizarían las competencias a partir de las doce del día del 23 de junio de 1963. En este acto la madrina impondría la banda al competidor, mientras que ellos, en un gesto de agradecimiento entregarían una palangana con fruta a su madrina”. 

 

Noticias de Tlaxcala

Esta información es producto de la recopilación de los hechos suscitados en la región. Esta revista informativa es solo un medio de comunicación, los editores se deslindan de cualquier responsabilidad sobre la veracidad y legitimidad de los mensajes o contenido.

Correo electrónico: contrastetlax@gmail.com

Zacatelco, Tlaxcala