Martes, 24 Octubre 2017

D Desarrollo Humano

“Llegó, sin proponérselo, pero sin ganas de irse”

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Y llegó como llega todo aquello que será importante en nuestra vida, sin proponérselo, pero sin ganas de irse, sin campanas al aire ni fanfarrias como sucede con lo verdaderamente importante, con discreción, con las dudas y el temor creado por el pasado, con la pena oculta intentándola cubrir con el cabello que deja caer frente a su rostro, esa pena ajena que se adueña de sí, aquella pena que no le permite ser completamente feliz.

Las miradas se encuentran, no hacen falta palabras cuando las almas saben comunicarse fielmente a través de los tiempos aquellos sentimientos nobles, aquellas sensaciones ya vividas en otras épocas, aquel amor que nace sin saber que ya existía antes solo que no se sabía a quién otorgar.

La confusión de normas sociales hacen su parte, bloquean por instantes las emociones, intentan despertar la “razón”, aquella razón que distante está de ser entendida pues aun cuando la ciencia a veces dude de la capacidad de los sentimientos y su gran poder curativo, la historia se hace cargo para demostrar en cada uno de los tiempos la fuerza, magia y poder que dos seres producen al amarse, nada puede detener la vorágine que producen dos almas comprometidas consigo mismas envueltas en el escudo esférico que crea sus sentimientos

Si alguien duda del amor a primera vista entonces deberá pasar frente aquella persona más de una vez sin embargo la primera impresión será la mayoría de veces la que determine la respuesta deseada; la que acerca de manera adecuada a los seres que esperaban encontrarse

Si el sentimiento del amor, aquella postura mental, esa manera de vida en armonía con otro ser que despierta en uno grandes capacidades de desarrollo humano que a veces se desconoce y al mismo tiempo la otra parte se sabe en la misma situación, si todo esto no fuese importante, elemental, tan magnifico, entonces no se estaría dedicando tanto tiempo en las diferentes culturas alrededor del mundo, en cada uno de los tiempos y aún en los vestigios milenarios encontrados en los cuales también se muestra la pasión por inmortalizar la búsqueda y comprensión de amor entre la pareja de seres.

La luna muda testigo de tantas y tantas historias de idilio, las flores que con su variado colorido han servido para transmitir muestras afectivas intentando rescatar algún suspiro de la persona amada, los escritos que a través de la historia y en cada día del presente se tornan innumerables a veces precipitándose una palabra tras otra o en casos específicos todas las palabras a la vez sin parecer suficientes en un corazón enamorado para transmitir todo el sentimiento que guarda

No parece existir manera de explicar razones que provoquen todo esto, tampoco  parece existir manera de concordar en una definición plena sobre estas sensaciones y manera de interacción humana pues cada historia es única y cada idilio es respetable, no se trata en la mayoría de los casos justificar mediante la apariencia física pues ello no parece ser lo verdaderamente importante de resaltar, por supuesto que la imagen  física que se proyecta pueda tener alguna ventaja, pero estoy seguro que puede estar usted de acuerdo conmigo al saber que la imagen física se deteriora con el tiempo sin embargo la esencia, el carisma, lo grato de una verdadera compañía, aquella que resulta ser irremplazable aún al paso del tiempo, de la distancia, de los cambios físicos que resulten y desgaste natural de los años; esa sensación de estar con la persona adecuada no la reemplaza nadie.

Basta evocar su imagen de aquel gran ser que logra a veces aun sin saberlo ser el eje motriz de nuestra mejor razón de vida para alegrarnos estando presente o no, es suficiente recordar su risa, el brillo de sus ojos  frente a nosotros, solo basta traer el recuerdo de lo grato de sus abrazos, la más frágil de sus caricias, la bondad de su ser, la paz que nos produce su presencia, recordar lo importante que somos ante sus ojos y como nuestros corazones palpitan al unísono sin importar tiempo ni distancias, solo basta saber que está, que existe que es real aun cuando por momentos todo parezca un buen sueño, solo basta conocerle un instante para reconocer que vale la pena vivir y andar; avanzar el andar.

Estoy seguro que usted guarda y expresa grandes sentimientos como este que ha leído el día de hoy, si tiene la fortuna de tener a esta persona cerca de usted felicidades, haga buen uso de los tiempos y bríndele los mejores momentos, bríndenselos y agradezcan tan hermoso regalo de vida, si es de los seres que por diversas razones se encuentran separados por distancias o factores sociales uno del otro, no desista, recapitule las veces que sean necesarias todo lo mejor que han compartido y que esa sensación les permita esperar con amor, lealtad, honestidad y tolerancia el próximo encuentro, si aún está en proceso o su proceso se ha interrumpido por alguna razón, revisen sus sentimientos, agradezcan las experiencias adquiridas entre ustedes y de la decisión que elijan, rescaten siempre la gratitud que la vida les proporciona sabiendo que se han conocido y la bondad que invada sus seres.

“Llegó, sin proponérselo, pero sin ganas de irse” y desde entonces la felicidad vibra en mí.

Soy Anastasio Díaz Meléndez, promotor del desarrollo y potencial humano; hasta pronto (246 122 43 18).

 

 

Noticias de Tlaxcala

Esta información es producto de la recopilación de los hechos suscitados en la región. Esta revista informativa es solo un medio de comunicación, los editores se deslindan de cualquier responsabilidad sobre la veracidad y legitimidad de los mensajes o contenido.

Correo electrónico: contrastetlax@gmail.com

Zacatelco, Tlaxcala