Martes, 24 Octubre 2017

D Desarrollo Humano

El ser humano y su libre albedrio

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

“Crecer sin temor, las circunstancias de la vida pasan por un objetivo, por una lección que aprender, o por algo que reflexionar.... Quizás estar hasta el fondo, donde solo tocas el suelo de hierro, donde la esperanza se ve aprueba de fe, ahí donde no es necesario mirar a los lados, pues tu horizonte esta frente a ti, tu camino a seguir, tus pasos andantes, donde la custodia de ser alguien en la vida flaquea, es ahí cuando se reconoce que solo el amor verdadero perdura para siempre, más allá de las dificultades de la vida, siempre habrá alguien que te escuche, te observe y de un abrazo sincero. 

 

Crecer sin temor a equivocarse, lo importante es que se piense que se va hacer después para resolver cualquier circunstancia, mirar al cielo y saber que Dios nos ha dado una oportunidad más cada día para vivir aun cuando haya baches al paso, lo importante es saber quién somos y a donde vamos...” Ann Hernández Pérez.

 

Recientemente diversos acontecimientos en mi vida han puesto a prueba las formas de pensamiento, de actitud y algunos objetivos en mi vida, es verdad que al paso de los años en diversos momentos puedan o hayan sucedido otros factores que confrontan las decisiones propias en cuanto a la manera en que cada ser humano se presentará ante el mundo, situaciones que en ese momento pueden ser o parecer difíciles de asimilar, situaciones que posteriormente aportan experiencias importantes en la formación de vida individual, pero mientras tanto parecen desestabilizar o disminuir el entusiasmo, la voluntad o al ser mismo.

 

Formamos parte de un mundo con diversidad de criterios, grupos sociales, culturas y formas de pensamiento con gran variación de fundamentos para ser o proponer ser como cada sector considera adecuado, ello por momentos puede ser confuso, se habla en repetidas ocasiones de civilidad, se alcanzan lo que se consideran derechos para cada grupo e integrante de esas filosofías o tendencias, se habla de los derechos humanos, de la libertad de expresión, de la igualdad de género, del respeto a las tendencias sexuales y un sinfín de “avances” dentro de las relaciones sociales y a veces (muchas de esas veces), se olvida lo que puede ser fundamental: el respeto al ser individual, a los criterios individuales, al desarrollo intelectual, emocional, sentimental y realización plena de un ser humano con libre albedrio.

 

Es verdad que tienen que existir leyes o normas que regulen la conducta, actos o circunstancias de quienes habitamos este planeta, pues de ello depende también la “tranquilidad” de la gran mayoría, lo que se considera como delitos o agresiones que atenten contra la seguridad física y mental de cada uno de nosotros, es verdad que al paso de los años se van adquiriendo experiencias que al compartirlas pueden ser útiles para otras personas, pero así como experiencias compartidas y escuchadas de manera voluntaria en donde quien las lea o escuche esté seguro que de sí mismo dependerá aprender de ello o no y no como normas rígidas, no como leyes que aprisionen la voluntad de otros para hacer notar que no existe más determinación que de quien aplica y exige se cumpla lo que ellos consideran adecuado. 

 

Es momento de permitir y formar parte de impulsar el desarrollo humano constante, de aprender a educar, de acompañar en el crecimiento y desarrollo diario de nuestros seres queridos, de promover la confianza leal entre los integrantes de la familia y sociedad aquella confianza verdadera, que no sea la manera de conseguir información a detalle para después estipular normas que limiten, que aprisionen o flagelen sentimientos, actividades, que no sea para obstruir el crecimiento humano, mejor aún que se creen espacios de dialogo en donde cada integrante pueda expresarse de manera honesta sin sentir que será evaluado o satirizado por sus acciones o pensamientos, espacios en donde en lugar de convertirnos en evaluadores, sirva para mostrar verdadera preocupación e interés por nuestros seres queridos y que ellos también  puedan con gran confianza expresar lo que sienten por nosotros, momentos en donde se ponga de manifiesto lo importante que es saber que sucede con cada integrante de la familia pero más importante aún, que su personalidad, su individualidad, sentimientos y proyectos serán respaldados por cada uno de ellos; donde se forme la verdadera integración e identidad familiar.

 

Es momento de despertar y fomentar confianza al interior de nuestras familias, de reforzar lazos de honestidad, amor y lealtad con nuestros seres queridos, es momento de terminar con fantasmas del pasado que obstruyen el desarrollo humano adecuado, de disminuir al máximo síntomas de inseguridad, es momento de fortalecer el carácter individual, la confianza en sí mismos, de buscar y encontrar la mejor manera para que nuestros seres queridos y  estén satisfechos con los logros alcanzados y de esta manera si así lo desean proyectarse otros más que estoy seguro alcanzarán siempre conscientes de que cada uno de ellos implica un proceso, un tiempo destinado y persistencia constante para obtener resultados de éxito.

Hoy es el mejor día para dejar atrás mecanismos condicionantes aprendidos a través de los años, no considero adecuado depender de condicionamientos constantes, de seguir fomentando etiquetas comparativas que al paso del tiempo destruyen al ser interior. Es momento de transmitir sentimientos honestos, leales, aquellos que otorguen seguridad y felicidad a quien los reciba, es momento de vivir a plenitud aún con lo agobiante que puedan ser nuestros días de labores, es tiempo de saber que piensan sobre usted las personas que dice amar, no para ejercer mayores presiones o condicionamientos que fomenten miedo más bien para preguntarnos si estamos haciendo lo correcto; es momento de respetar y respetarnos.

 

Soy Anastasio Díaz Meléndez y me es muy grato dirigirme a usted; ¡hasta pronto!

 

 

Noticias de Tlaxcala

Esta información es producto de la recopilación de los hechos suscitados en la región. Esta revista informativa es solo un medio de comunicación, los editores se deslindan de cualquier responsabilidad sobre la veracidad y legitimidad de los mensajes o contenido.

Correo electrónico: contrastetlax@gmail.com

Zacatelco, Tlaxcala