Lunes, 24 Abril 2017

D Desarrollo Humano

“El instante es un segundo”

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Así como la tierra y demás planetas giran alrededor del sol, creando una armonía perfecta, recibiendo la energía y luz necesaria de este majestuoso ente, de la misma manera los humanos nos acercamos o la vida nos acerca a quienes nos maravillan o complementan nuestro ser dando cobijo y ayudándonos a crecer con su experiencia, paciencia y ejemplos, algunas veces con marcadas acciones y otras más con la espontaneidad del momento, generándonos la “fuerza valiente”, para vivir.

De esta manera cada cual decide que hacer, cuanto necesita, el valor que otorgará a cada momento de su vida y con quien compartirlo, esto marcará significativamente su alma, tiempo, espacio…,sin importar lo difícil de las circunstancias podrá vencer miedos, terror, inseguridad y egos; responderá asertivamente ante las necesidades que se presenten yendo más allá de un ciclo vital de vida (nacer, crecer, reproducirse y morir),aprenderemos a valorar las maravillas que Dios nos otorga en cada una de sus creaciones, dando gracias desde el amanecer al brindarle una miradita al cielo, a todo lo que nos rodea, a  las personas que están cerca nuestro y por supuesto a la vida que nos es otorgada, aun cuando las noticias alrededor del mundo hablen de tragedias, maldad y dolor, pues es momento de dar gracias, hacer oración y participar en la paz universal iniciando desde cada uno de nosotros, iniciando brindando amor y respeto a la vida propia y de los demás.

La vida es algo más que el desarrollo natural de nuestra estructura física, algo más que el ciclo natural que cada quien percibe en los otros, es respetar valores humanos, desarrollar nuestro ser interior, compartir momentos de crecimiento y hermandad que hagan posible con esperanza, compasión y perdón hacia todo ser vivo, enaltecer el gran regalo de vida del que gozamos. También importante, sin límites ni barreras, “amar y ser amado”, pues eso hace que toda una vida de caídas, sufrimiento, malos momentos, hayan valido la pena y nos permitieran llegar hasta aquí; para continuar el andar ahora llenos de gratitud. (Ann Hernández Pérez)”.

Con esta importante aportación, acorde a estas fechas que invitan a la reflexión, a la unidad familiar y al encuentro con nosotros mismos, es como iniciamos nuestra charla de día de hoy.

Es verdad que por momentos las cosas (o al menos así lo podemos constatar en los medios de comunicación), parecieran no marchar bien, se menciona una posible guerra que pondría en jaqué la estabilidad o al menos la actual armonía entre la mayoría de los países, pero eso es un poco de lo que se vive en cuestión de inestabilidad en carácter, conducta y convivencia humana, no hay que ir tan lejos, aquí mismo en torno nuestro vemos situaciones que violentan la estabilidad emocional, social y conductual ,es tiempo, de no solo hacer reflexión, en otros términos le llaman “análisis”, ello es solo un inicio, pues hacen falta acciones, toma de conciencia, responsabilidad individual que tenga como objetivo de verdad desarrollar potenciales humanos asertivos de convivencia social en todas las áreas institucionales iniciando desde lo individual, familiar y por supuesto social.

Hemos tocado aquí la importancia de estar en el presente constante, en la realidad posible del presente, en el conocimiento de nuestros potenciales, limitantes y desarrollo humanista, aquel desarrollo que es importante alimentar también, así con la misma o más importancia que se le otorga al cubrir necesidades básicas, en realidad el crecimiento humano, la fortaleza del ser y el rescate de valores humanos, debería ser nuestra prioridad, comprendo que la rutina y necesidades varias materiales de repente absorbe nuestro tiempo, emociones y atención pero entonces hasta cuando continuaremos viendo pasar el tiempo siendo testigos externos de cómo algunos jóvenes se meten en problemas por no controlar su irá, justificada o no, pero que como consecuencia se privan de su libertad, frustrando sus metas de superación, de qué manera podremos encarar las posibles arbitrariedades de las diferentes instituciones que por momentos pareciera que son totalmente autónomas para tomar decisiones que dejan atrás los objetivos de promover el desarrollo y potencial humano o de servicio a la comunidad; hasta donde entiendo, las instituciones cualquiera de ellas en sus prioridades esta mediar situaciones por muy difíciles que sean estás.

Cual será entonces la manera de comprender la falta de comunicación y confianza al interior de nuestros hogares si cada integrante de la familia se blinda en caparazones de “ausencias personales”, en donde los padres de repente siguen mecanismos que se escudan en sus trabajos dejando en total descuido a los hijos que estos a su vez creen poder encontrar respuestas a todo en sus instrumentos electrónicos en donde en muchos casos no tenemos (al menos yo lo creo así), la certeza de que lo que uno encuentra ahí haya sido escrito con conocimiento de causa, pero pocas veces se acercan a los demás miembros de su familia iniciando por sus padres para recibir orientación y fortalecer la comunicación familiar.

La situación en todo momento y lo recuerdo desde la infancia, gran parte de mi vida he escuchado que la gasolina está cara, que los precios suben, que hay violencia, guerras…, si permitimos caer en histeria propia o colectiva, seguiremos fomentando la violencia en nuestro entorno inmediato y externo, seguiremos fomentando miedos, inseguridad y desintegración, estamos a tiempo de recuperar el control de nuestras emociones, de adquirir herramientas que fortalezcan a nuestro ser interior, de promover el desarrollo humano iniciando con cada uno de nosotros y con los seres que amamos; estamos a tiempo de verdad vivir!!

Soy Anastasio Díaz Meléndez; ¡hasta pronto!

 

 

Noticias de Tlaxcala

Esta información es producto de la recopilación de los hechos suscitados en la región. Esta revista informativa es solo un medio de comunicación, los editores se deslindan de cualquier responsabilidad sobre la veracidad y legitimidad de los mensajes o contenido.

Correo electrónico: contrastetlax@gmail.com

Zacatelco, Tlaxcala