Lunes, 22 Mayo 2017

O Opinión

Mentiras...

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

En esta ocasión quiero plantear esta palabra como una forma de interpretación distinta y es que hace no mucho leía en el libro del autor Javier Meneses llamado; “En carne Viva” Sabina, cuando el autor le pregunta a este canta autor que si le mentiría mucho en sus respuestas, después de risas según lo describe, le dice que no tanto, pero que su vida está llena de mentiras y es que prácticamente todo lo que le gusta es una falacia.

Sabina hace una referencia diciendo que la pintura es una mentira, la literatura también, las artes en general son falacias completas que hacen volar la imaginación en una vida totalmente paralela a lo que conocemos por verdad, pero esta mentira nos hace felices, nos ilusiona incluso nos alimenta y da deseos positivos, todo a través de una ilusión, de una falacia que construyó un ser humano en sus mejores momentos artísticos.

¡Y me quede boca abierta pensando en esta situación!, en estas ilusiones que nos da la literatura fantástica, introduciéndonos en mundos que están fuera de esta realidad, incluso no solo la literatura, también la música, la televisión, las artes y podría atreverme a decir que hasta la historia, las fabulas y cuentos infantiles están llenos de falacias de interpretaciones falsas, ¿Qué tanto de lo que conocemos es una verdad?

Pero al final estas “Mentiras” solo son mentiras piadosas que alimentan nuestra imaginación y nos llevan a mundos desconocidos donde no hay límites.

Pero que sucede cuando estas mentiras se meten en nuestras vidas, en nuestras relaciones interpersonales o sociales, por supuesto que existe una afectación que pocas o nulas veces sana, apenas leía un texto donde decía “No me duele que me hayas mentido, me duele que ya no podre confiar en ti jamás” ¡y es verdad!, cuando una persona te miente en cuestiones totalmente íntimas, algo se rompe por completo, algo ya no es está ahí, algo desaparece.

El dolor más grande que he escuchado como plaga en las relaciones interpersonales es “me mintió”, esta frase que destruye todo, la confianza, las miradas profundas, la relaciones más íntimamente desnudas, que rompe una conexión inexplicable, todo se acaba y surge un espacio no visible en el que solo hay silencio y distancia sin importar la cercanía física, simplemente nada vuelve a regresar a su sitio.

¿Pero quien nos enseñó a mentir?, ¿Quién nos enseñó a traicionar?, ¿De dónde aprendimos a crear dolor ajeno? ¿Quién fue el primero que puso el mal ejemplo?, me parece absolutamente desagradable que la personas vayamos por la vida mintiendo, mintiéndonos, creando conexiones falsas, promesas al olvido, me parece que deberíamos de ser más responsables de la única conexión que tenemos en este universo y que es tan íntimamente poderoso que ni si quiera lo podemos ver, me parece que deberíamos ir por el mundo creando lazos que se fortalezcan y dejando una huella positiva en la vida de las personas, que tengamos el gusto de coincidir en este inmenso universo.

Me parece que la única responsabilidad que tenemos como seres humanos es crear amor y dar lo que nos nace del corazón, vivir y sentir, hacer de cada momento de nuestras vidas algo mágico, inesperado, sorpresivo, algo que nos llevamos a la tumba, algo que definitivamente no nos mienta.

 

Noticias de Tlaxcala

Esta información es producto de la recopilación de los hechos suscitados en la región. Esta revista informativa es solo un medio de comunicación, los editores se deslindan de cualquier responsabilidad sobre la veracidad y legitimidad de los mensajes o contenido.

Correo electrónico: contrastetlax@gmail.com

Zacatelco, Tlaxcala